A prueba de golpes


Aunque al principio puede parecer un juego, el skate se convierte, sin importar las caídas o lesiones que provoca, en un estilo de vida que muchos adquieren durante su juventud y siguen practicando en su vida adulta.

Deslizarse con una tabla o skate por calles, tubos metálicos y rampas, llamó la atención de José Fernando Arroyave, quien después de ver un video en la casa de un amigo, decidió dejar de montar patines, actividad que realizaba desde hacía seis años, y dedicarse a montar tabla.

Los nuevos desafíos que le imponían el skate y la fuerte mezcla de adrenalina, dominio mental y habilidad física, fueron suficientes para que comprara su primera tabla que no le duró más de dos semanas.

“Empecé a buscar amigos de skate para que me enseñaran paradas. Al principio me tiraba de todas partes y siempre dañaba la tabla y le hacía boquetes (cuando uno cae mal y la tabla se da contra un muro y queda un huequito). Quebré muchas tablas y, a veces, cuando no tenía dinero para comprar otra, hacía remiendos”, dijo Arroyave, cuyas primeras caídas fueron raspones en las manos, en las rodillas y luego, con el tiempo, fueron golpes que lo dejaron cojo por un tiempo.

Así mismo Andrés Gallego, quien heredó el skate de su hermano cuando tenía 15 años, aprendió después de frecuentes caídas trucos básicos como el Olly (saltar) y el fleep (un giro de 360 grados que seda verticalmente). Con el tiempo ha ido mejorando su nivel, a la vez que se han ido aumentando los accidentes que ha tenido.

“He sufrido esguinces en las muñecas, codos, rodillas, tobillos y tuve un accidente muy fuerte en Bogota en el que me di en la cabeza y quedé inconsciente; dicen los amigos que me vieron morir. Ahora estoy sufriendo por una lesión en la rodilla, me van a operar los meniscos”, cuenta Gallego, para quien las caídas se dan casi siempre por arrepentirse en la mitad de un salto.

“La mayoría de skates han sufrido caídas, mínimo hemos tenido un esguince, a pesar de ello nunca me ha dado ganas de dejar esta actividad, porque para mí hace mucho tiempo dejó de ser un juego, ahora mi vida gira en torno al skate”, asegura Gallego.

El lápiz (sobrenombre), que es un joven que se declara enamorado de este deporte, y quien ha tenido esguince crónico en los dos tobillos, lesión de espalda, dos dedos de la mano fracturados, uno de ellos con cirugía para recuperar el movimiento, piensa que es necesario tener mayor seguridad y practicar con frecuencia.

A la hora de practicar skate ten en cuenta:
Realizar un buen calentamiento. Verifica que la instalación se encuentre con buena iluminación y protección.Procura que el material esté en buenas condiciones. Debes usar el calzado recomendado, que no sea ni muy apretado ni muy flojo. No practiques con cadenas, relojes o demás accesorios que puedan lastimarte a tí o a un compañero.

Este artículo lo publiqué en: www.deportex.net Lo realicé a través de entrevistas online; las cuales montaré en otro post.

  1. Comment by Luis David Tobón López on 22 de abril de 2008, 15:33

    Lina, buen texto, sin embargo faltó hacer mayor énfasis en la entrevista. No publicaste el soporte y recuerda la construcción hipertextual, permitiendo al usuario la asociación de conceptos y datos. Destaco tu participación en comunidades virtuales y la publicación de tus textos en otros medios.